Area de Socios

“Song Kua”

Desde el comienzo de mi formación de Tai Chi allá por 1967, había oído numerosas veces la siempre recurrente máxima “song kua”. Dada mi falta de experiencia y comprensión yo, como muchos otros, siempre había interpretado la expresión como “relajar las caderas”. Sólo después de estudiar el estilo Hun Yuan Chen del Gran Maestro Feng Zhiqiang a través del Maestro Zhang Xue Xin (en San Francisco), pude ser consciente de un significado mucho más específico de este importante concepto.

Muchos practicantes de Tai Chi, al oír la advertencia de “hundir el kua” o “relajar las caderas”, respon- den bajando el cuerpo doblando las rodillas, metiendo el coxis y utilizando más las caderas. Pero hay una gran diferencia entre el uso de las caderas para dirigir el movimiento y poner el énfasis en el punto en que la parte frontal inferior del torso y la parte superior de la pierna se encuentran.

Para hacer “sung kua” hay que bajar el cuerpo, pero no basta con doblar las rodillas dejando que apa- rezcan como en una típica “postura de caballo” baja. Para ajustar la postura, se hunde la articulación de la cadera y se inclina ligeramente hacia adelante. Esto daba como resultado una postura ligeramente inclinada hacia delante y firmemente arraigada, creando una estabilidad inamovible.

En cuanto a las Artes Internas, hundir en el kua tiene tres funciones:

1- Enraizar firmemente y alinear el cuerpo con la base de las piernas y directamente hacia la tierra
2 - Proporciona una potencia adicional de muelle a partir del cual la fuerza puede comprimirse hacia abajo o liberarse hacia arriba
3 - También puede ayudar y asistir en el cambio y /o giro de torso y cadera de lado a lado.

En cuanto a las dos primeras funciones, es como si el kua realizara las funciones normalmente asumi- das por la rodilla de hundimiento y liberación. Hundiendo el kua adecuadamente y metiendo el coxis bajo el torso también elimina gran cantidad de presión innecesaria en la rodilla y permite que la potencia de los músculos más fuertes de los muslos, caderas y torso inferior jueguen un papel más importan- te.

Recuerdo las palabras del Maestro Zhang Xin Xue, uno de las más importantes maestros en Estados Unidos, y discípulo avanzado del Gran Maestro Feng Zhiqiang, afirmando que “los estadounidenses saben cómo utilizar las caderas, pero no el kua”. Por supuesto que las caderas son importantes y deben participar en la compresión, torsión y guía para la liberación de la fuerza, pero el kua es la principal impulsora en esta actividad. En la práctica inicial, es incluso más útil reducir al mínimo el movimiento de la cadera con el fin de realizar una verdadera conexión del kua y poder experimentar por uno mismo la potencia aumenta- da del kua.

El kua se remite anatómicamente al “canal o ranura inguinal”. En el interior de esta zona de la pelvis hay músculos que conectan la parte baja de la espalda con el hueso de la parte superior del muslo. Además esta zona es única porque contiene una gran concentración de ganglios linfáticos, que son parte del sistema inmunológico del cuerpo. El conjunto al que denominamos kua es respon- sable habitualmente del giro hacia fuera o hacia dentro de la pierna, y ayuda a elevar y bajar el cuerpo. Este área también amortigua el impacto en la columna vertebral (de correr, saltar y dar patadas en las artes marciales).

Imaginemos que tuviéramos dos rodillas en cada pierna en vez de una. Podríamos tener más poten- cia y flexibilidad en cada pierna. Pues bien, el kua puede considerarse como esa segunda rodilla de cada pierna. Hundiendo el kua, la rodilla real, si está alineada apropiadamente, sufre menos presión y el cuerpo, cintura y torso pueden tener una mayor potencia. En lugar de empezar por doblar la rodilla, el hundimiento del kua comprime la pierna como un muelle gigante que amortigua la presión. En lugar

de sentir presión en la rodilla, la presión sobrepasa la rodilla y se transmite a la planta del pie.
Con el fin de obtener mayor flexibilidad y fuerza del kua, uno debe sentarse más profundamen-

te en la postura sin que las rodillas sobrepasen la punta del pie.

En posiciones con el peso en la pierna de atrás, el kua de la pierna de apoyo podría plegarse o “cerrarse” y en la pierna adelantada que no soporta el peso, el kua se abriría. Al hundirse en el kua, uno se siente más firmemente enraizado, como si el cuerpo pesara más. El peso del cuerpo pasa a través de la rodilla en vez de ser soportado por ella.

Esta postura es como la posición de un “gato a punto de saltar sobre una rata”. Uno está firmemente arraigado y listo para explotar hacia adelante con mayor potencia. Ahora la pierna dispara su potencia en tres etapas conectadas:

(1) el empuje del pie en el suelo (2) el enderezamiento de la rodilla (3) el bombeo hacia arriba del kua.

Pruébese esto mientras se empuja e inmediatamente se apreciará la diferencia.

Desarrollando el Kua

Tratemos de aislar el kua. Se puede subir y bajar el cuerpo solo usando el kua. Aislar y bombear el kua hará que la pierna sea más fuerte y el torso más poderoso. Diríjase el hundimiento del kua hasta que uno se sienta más fuertemente enraizado. Se puede bombear el kua y enviar más potencia de las piernas a la zona lumbo- sacra “ming-men” y, después hacia la parte superior de la espalda, brazos y manos. Más adelante, se puede intentar llevar más lejos esta potencia mediante la apertura y cierre del pecho y la zona de la espalda (véase mi artículo sobre la “Bisagra Torácica”).

Asegúrese siempre de mantener la rodilla correctamente alineada (Una excelente referencia sobre este tema aparece en el artículo de Jay Dunbar sobre “Seguridad de la rodilla” en el número de agosto de 1992 de la Revista Tai Chi). La rodilla no debería extenderse fuera o dentro de la línea de la pierna de apoyo. Cuando se hace correctamente, se verá al instante la sabiduría que había detrás de las clásicas exhortacio- nes de “sung kua” o hundir /cerrar el pliegue inguinal. Al subir escaleras o dando patadas, accédase al bom- beo del kua. Antes de realizar un movimiento, hundáse profundamente en el kua y luego emplee la “bomba del kua” para explotar hacia fuera. Usar el kua también ayudará a la hora de desarrollar rapidez y potencia en la práctica del “empuje de manos”. Asimismo, ayudará a almacenar y liberar más potencia al lanzarse hacia adelante para cubrir más terreno o a la hora de reducir la distancia con un oponente.

No importa qué estilo de Tai Chi practiquemos. El uso del kua ha sido mencionado en las obras clási- cas de Tai Chi, pero no siempre ha sido bien comprendido. Los ejercicios de Chan Szu Chin del Estilo Chen están diseñados para ayudar a desarrollar el kua.

Independientemente del estilo o de la actividad, uno sentirá una diferencia cualitativa, lo que mejorará los resultados de los esfuerzos que se realizan. Además, mediante el bombeo del kua, estamos estimulando los ganglios linfáticos situados en esa zona, activando el sistema inmune, lo que se deriva en una mejora del estado de salud. También se aprende a amortiguar y proteger la columna vertebral de los impactos producidos por el movimiento de la parte inferior del cuerpo. Ya sea por propósitos marciales, de salud o ergonómicos bombear el kua le “bombeará” a usted.

J. Justin Meehan Una versión modificada de este artículo apareció en la edición de junio 1994 de la Revista Tai Chi. Para poder acceder a los contenidos del area de Socios, debe solicitar usuario y contraseña en nuestro Centro Wutang de Madrid.

 

 

Para darse de alta solicite clave en nuestro Centro Wutang Madrid