Jugando con la música en familia

Ven a divertirte con la música con tus hij@s, sobrin@s, niet@s, al mismo tiempo que colaboras con su desarrollo motriz, mental y emocional.

El sonido es inherente al ser humano. Entre otros muchos valores, constituye un vehículo de conexión y expresión de uno mismo, de introspección, de comunicación, de expansión, de relación con el medio, de exploración, de conocimiento y sobre todo de disfrute. Los talleres de música en familia pretenden abrir una puerta al universo del sonido.

 

Están dirigido a familias, papás, mamás, abuel@s, hij@s con el fin de ofrecer un espacio nutritivo y de convivencia en el que niños y adultos compartan su tiempo libre de forma activa, enriquecedora y creativa. Y a la vez experimentar el silencio, como fuente de incalculable valor y conexión, potenciando la comunicación no verbal.

Percepción, identificación, imitación, expresión y creación intervendrán en un entorno de grupo en el que se dará pie a desarrollar los valores de la escucha propia y del otro, la articulación y respeto de las propias aportaciones y el respeto hacia las aportaciones del otro, el descubrimiento y exploración de las propias capacidades, y el enorme enriquecimiento de la colaboración grupal. Todo ello, regado con el ingre- diente principal, las semillas de la alegría y el disfrute que produce la música.

Se contempla así la música como una herramienta excepcional para trabajar en todas las áreas de estimulación: motriz, socio-emocional, del lenguaje, estética, creativa y cognitiva.

La estimulación musical produce grandes beneficios y contribuye enorme- mente al desarrollo integral del niño. Además de las actividades que comprenden la estimulación, el ambiente en el que se desarrollan también es importante. Si el niño cuenta con la compañía de personas significativas para él, como es el caso de sus padres, se sentirá apoyado en su vínculo afectivo, en sus habilidades y destrezas. Por medio del acercamiento directo, simple y gratificante de sus familiares disfrutando, comprendiendo y conociéndole mejor, la estimulación será más completa.

En realidad, el proceso de estimulación/asimilación musical es totalmente comparable al del lenguaje. Al igual que el bebé entra en una etapa de balbuceo después de haber escuchado la lengua materna durante varios meses, lo mismo sucede cuando los niños están inmersos en un ambiente musical y los adultos interactúan con ellos con melodías, ritmos o movimientos. Los niños, pasado un primer periodo que varía para cada cual, comienzan a producir sonidos que en un principio no podrían tener sentido para los adultos, pero que podríamos calificar como balbuceo musical.

Poco a poco el periodo de balbuceo se transforma y el niño alcanza estabilidad en la adquisición del tempo y un vocabulario melódico que se va ampliando cuando puede empezar a imitar lo que percibe. Al igual que el niño aprende su lengua materna en el ambiente en el que vive, en los talleres de música en familia se crean ambientes musicales que facilitan sus propios aprendizajes.

Las canciones, los ritmos, los movimientos constituyen el ambiente musical en el que impregnarse, sin el requerimiento de realizarlos, sino con la intención de que observen y escuchen para que al tiempo puedan expresarse musicalmente desde lo que han registrado. En todo este proceso siempre se considera al niño como sujeto activo en la actividad musical, independientemente de si participa o no directa y explícitamente.

A la hora de organizar los grupos se atender á a criterios de homogeneidad sin perder la flexibilidad. Tiene poco que ver un niño de 2 años con uno de 5. Sus capacidades, habilidades así como su desarrollo psicológico y del lenguaje son muy diferentes y por tanto los talleres musicales también deberían serlo.

Teniendo esto en cuenta se pueden organizar grupos de edades mixtas: Talleres de 2 y 3 años por un lado
Talleres 4 y 6 años por otro.

En estas circunstancias los niños más pequeños perciben el estímulo de las experiencias de los más mayores y estos pueden adoptar diferentes roles frente a los pequeños.

Angélica de la Fuente Gómez:

Pianista y Titulada Superior de Pedagogía Musical por el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Mis mayores fuentes de aprendizaje, mis grandes Maestros, el Silencio y los Niños.

 

Teresa Hernando Navas: 

Es Titulada Superior en Pedagogía Musical por el Conservatorio Superior de Madrid.  Allí estudió con Elisa Roche y Polo Vallejo.  Posterioremente completó su formación conociendo y profundizando, a través de cursos prácticos, en los diferentes métodos y procedimientos pedagógicos que se han desarrollado a lo largo del siglo XX: Willems, Dalcroze, Wuytack, Kodaly y Orff-Schulwerk.  

Con la práctica profesional  fue creciendo también el interés por conocer y profundizar  en lo aspectos sanadores de la música y realizó el Master en Musicoterapia Avanzada y Aplicaciones de la Universidad Autónoma de Madrid.  

En la actualidad trabaja en la Escuela Municipal de  Música y Danza de San Sebastián de los Reyes con bebés, niñ@s, adolescentes y adultos.
Desde  el inicio de su andadura profesional, hacer asequible la vivencia y comprensión de la música a cualquier edad, ha sido un objetivo permanente. Preparar y poner en juego en el aula los recursos necesarios para que esto sea posible adaptándose a las necesidades que se van generando en el momento es su trabajo.


Talleres mensuales de:

Jugando con la música en familia. IMPRESCINDIBLE CONFIRMAR ASISTENCIA


Todo lo recaudado será para la ONG, Creciendo en Nepal, www.creciendoennepal.org
Es un privilegio poder compartir algo de lo nuestro con los menos afortunados.

"ven a disfrutar, a cantar, a bailar, a tocar, a jugar con tu hij@ y la música"